domingo, 28 de junio de 2009

Querida Helena....carta 47


Son las 5 de la mañana aún deberia de dormir un par de horas más, pero no es posible y lo peor que se han terminado los cigarrillos.

Mi querida amiga tienes idea de lo que significa ver algo y no saber si lo que ves es real o fruto de la imaginación. Leer algo y tener la certeza de que lo leido se ajusta a lo leido y no a otra intención más obscura?..ver algo y preguntarse si lo que ve u oye esta ocurriendo realmente?.....

Cuando uno ha vivido un delirio, ya sabe lo que es, pero si vuelve a presentarse no tiene la menor idea de que sabrá llevarlo, ...eso es lo que me esta pasando estos dias y por eso dejé la medicación (que no se si será peor), pero la siquiatra no está ,solo estás tu, que no entiendes de esto, pero eres mi hilo salvavidas.

Adoro la poesia, me dejo llevar por su música a lugares recónditos de mi misma...y cuando estoy mas feliz en algunas salta un timbre de DANGER, que habrá tras las intenciones del poeta?, se estará burlando de tu ingenuidad al no ver que son poemas copiados un millón de veces?, querrás que te confies para darte luego el tiro de gracia que acabe con lo que escribes? y si reacciono en esos momentos hago añicos, cualquier expresión tan honesta y sincera como la mia..pero ya es tarde..

Que le ha pasado a mi cerebro ?, deberia alejarme de internet para siempre, pero que me quedaria entonces?no quiero volver a la 4ª planta, hace tanto frio allí?, sabes que no podrás salir de aquel pasillo cerrado con llave mientras, el que que toque ese dia diga que ya estas de vuelta de nuevo...hasta cuando Helena?, hasta cuando y cuantos cadáveres dejaré en el camino...

Tengo miedo, hoy a esta hora obscura aún tengo mucho miedo, por mi y por los que se acercan de buena fe a mí...perdon a todos.

Violeta.

9 comentarios:

Desvanecerse dijo...

Déjate abrazar por los brazos de los pensamientos que pondrán luz a todas tus sombras, déjalos que sigan a los sentidos que viejan en tu alma, para entonces la tormenta se habrá vuelto calma.
Buenas noches tambien...
Besotes

Paco Bailac dijo...

Dale salida a tu otro YO cuando tengas miedo y te sientas sola... conseguirás una buena compañía y completarás tu sentido de vivir.

pacobailacoach.blogspot.com

Sabor Añejo dijo...

He sentido claustrofobia leyendo esta carta. Ojalá pueda escapar de la burbuja en donde está encerrada.

Un abrazo

Ale dijo...

Todo puede sonar a palabras huecas, pero siempre hay dos salidas: dejarse tendido en el piso o levantarse, aunque sea desacito, con miedos...y tal vez, sin querer esquivarlos, muerta de miedo te levantas y das los pasos , es decir, atraviesas el miedo, puede ocurrir entomces que mires alrededor y ya no esten.
La que le pone poder a las cosas y las puede hacer crecer o disminuir , sos solo vos, dulce Violeta.
Un beso.

Sakkarah dijo...

Me gustan muchos estos escritos tan introspectivos...

Un beso.

Stanley Kowalski dijo...

Me alegra mucho si te produje una sonrisa.

BESOTES HERMOSA Y BUENA SEMANA!!

Dean dijo...

A mi me da un poco de miedo la soledad, pero tu sabes que no estas sola, estamos a tu lado unos cuantos que por lo menos te escuchamos.
Un saludo.

alejandro aparicio morales dijo...

cuantos mometos asi como los que describes tenemos que vivir?
cuanta desesperacion traemos sobre nuestras espaldas?

tu relato es muy bueno
te mando un gran abrazo

seguire leyendote


adios

J. J. García Rodríguez dijo...

Dudas entre internet y la 4ª planta; la verdad: difícil elección... A veces incluso se parecen tanto. ¿Es que a esta hora oscura, como dices, no hay cobijo a medio camino, donde guarecerse?

Dejar la medicación o tomarla a la ligera puede, como poco, añadir sensación de desconcierto o falsa euforia, especialmente si hablamos de dosis altas. Yo no lo haría. En todo caso, habría que hacerlo muy poco a poco, tanto para aumentar la dosis como para reducirla. Además, la sensibilidad suele estar a flor de piel en esos períodos en los que un profesional nos ha recetado dichos medicamentos, así que mejor evitar los cambios bruscos en los estados de ánimo, ya lo creo.

Mmm, por cierto, no le tengas miedo al miedo, ése es el único miedo inútil...

Pd: hay que cobijarse cuando a uno le apetezca en la poesía, faltaría más, y no sólo en eso: en otras muchas cosas; eso sí, no hay que cobijarse nunca nunca en los (y, las) cantamañanas que siempre estén dispuestos a comernos la oreja diciéndonos lo que más nos gustaría escuchar. Al lorito.