viernes, 3 de julio de 2009

Mi querida Helena.....carta nº 49.



Mi querida Helena:

Parece que todo vuelver a estar como antes de dejar la medicación, tomo la mitad de lo que tomaba, e irán aumentando poco a poco...pero quiero dejar este tema para más adelante, ya está bien de salud..

La última carta de recuerdos hablaba del momento en que dejé el hospital...evidentemente al dejarlo volví a la vida anterior, de salidas, ocio infinito, de modo que esa sensación de perder el tiempo volvió de nuevo..

Un dia una de las chicas, me dijo, ¿por que no te apuntas a algun curso, de cocina o de cualquier otra cosa?, ( ella era la que estaba estudiando lenguaje de signos)...- no me gustan todo eso me parece un rollo, le dije yo..

Y porque tú que eres tan histriónica no te pones a estudiar teatro?..en Buenos Aires otra cosa no habra pero escuelas de teatro o de bailes de salón o de tango, miles y eso te haria feliz, canalizarias toda esa energia que tienes..

Estas loca, como voy a hacer teatro?..
y porque no?, seguro que cerca de tu casa sin tener que venir a capital hay un montón..y ahí quedó la cosa..

Una mañana me fuí a una confiteria que habia en el barrio de San Isidro y que me encantaba donde hacian las mejores media-lunas que puedas imaginar, ..se llamaba Cibeles, asi que cuando tenia morriña de madrid ese era un buen lugar para ir a leer y tomarme un rico café.

Aquella mañana, terminé mi café, leí el periodico y me fuí a dar un pàseo por el barrio, el azar me hizo pasar por la puerta del teatro Stella Maris, por alguna extraña razón me fijé en él, recordando las palabras de mi amiga, cuando ante mis ojos apareció el cartel..Apertura del curso de teatro, inscripciones..etc,.Algo hizo que se me encogiera el corazón...

Desde que era niña, recuerdo que cogia un palo de la calle para que hiciera de micrófono y con las vecinas sentadas en corro yo imitaba a las cantantes de turno, recuerdo una vez que mi padre nos llevó al cine a ver las Hijas del Cid, una película espantosa, pero que a mi me encantó y yo dirigia a los niños de mi plaza para hacer la escena en que secuestran a las hijas y me enfadaba con ellos si se lo tomaban a risa....toda mi vida quise ser artista, no importaba de qué, pero queria hacer lo que fuera para que el público me aplaudiese...quizá solo queria amor, la infancia no fue la mejor etapa de mi vida. Bueno que ya me disperso otra vez...

Entré a preguntar por las clases y me dijeron que tenia que pedir cita para hablar con la directora y si ella aceptaba, podia inscribirme. Por supuesto pedí hablar con ella. Cuando salí del teatro, mi corazón latia con fuerza, y empecé a sentirme Sara Bernard, (quizá ya entonces una vez más salia mi bipolaridad), caminaba deprisa queria llegar a casa para soñar e imaginar como seria mi futuro...jamás habia estado tan cerca de un sueño.

No le dije nada a Mario, primero queria estar segura de que me admitirian, despues veria como se lo contaba, las clases eran de 7 a 10,30, un horario dificil de tragar, ese seria el primer escollo a salvar...

Mañana seguiré mi querida Helena, por hoy ya está bien de carta, no quiero que te aburras de tanto leer, un beso enorme, por la carta que me enviaste, me hizo mucho bien leerla...te quiero.

Violeta.

15 comentarios:

Violeta dijo...

Mi querida Buenas noticias, por alguna razón no se ha publicado tu comentario....gracias mi querida amiga por él..un beso enorme.

Lunhe dijo...

Ahora me dejas intrigada, a ver si alcanzas ese sueño. Además, esta carta me ha dado ánimos para ir detrás de los míos, porque como tú, hay muchas cosas que quisiera hacer desde niña pero siempre digo "cómo voy a hacer yo eso". A ver si me apunto a teatro tambien e intento publicar libros.

Un saludo y todo el ánimo del mundo.

alejandro aparicio morales dijo...

hola gran amiga
pues no se por que cosa pasas pero te rectifico y afirmo mi amistad mi cariño y mi apoyo
cuenta conmigo para lo que desees
animo
animo
te mando buena vibra

lo que desees mi correo es parkaparis@hotmail.com

Dean dijo...

Es una gran iniciativa, me parece que lo vas a disfrutar a lo grande. Mucha suerte.
Un saludo.

Stanley Kowalski dijo...

Me alegra muchísimo que estés un poco mejor, y no tenés nada que agradecerme, siempre podés contar conmigo.


BESOTES HERMOSA Y BUEN FINDE!!

La paciente nº 24 dijo...

Querida Violeta,

vuelvo ahora que puedo -Mi PC se rompió definitivamente-. Disculpa, te leo, vengo a leerte y a recuperar la historia, es tan inquietante...Querida Violeta, quizás sepas perdonarme o enviarme, como hacía Helena esas cartas vacías de colores...

Un saludo enorme.

Ale dijo...

Nada tenes que agradecerme, ha sido de corazón.
Eso es haber decidido, pasar y no dejar pasar el momento." quizá sólo
queria amor..."
Lo que todos queremos...
Fuertísimo abrazo.

Luis Antonio dijo...

Hoy recibir cartas es un privilegio del que pocos pueden presumir. Por eso, venir por esta hermosa bitácora es recuperar la esencia del género epistolar...
Un cordial saludo, Violeta

Paco Bailac dijo...

Bello, bellísimo.....¿qué dirá Helena? me encantaría asisitir al estreno de tu primera obra.
Quiero compartir tú éxito
¿me dejas?

Paco

BUENAS NOTICIAS dijo...

No te preocupes, Violeta, si te llegó a ti, con eso me basta. Lo decía en serio, de corazón, así que cuando te desanimes, recuérdalo... ;-)

Y sobre tu carta de hoy, qué bueno, me ha encantado. Es curioso como la vida se arregla para poner ante ti la posibilidad de realizar tus sueños. Luego, claro, depende de ti atreverte a seguir ese camino. Me encanta que te apuntaras a clases de teatro, que tuvieras el coraje de ir por ese camino. Ya nos contarás cómo te fueron.

Te mando un abrazo fuerte, preciosa

BUENAS NOTICIAS dijo...

Por cierto, si quieres borra este comentario pero me gustaría contarte algo: en estos últimos días, me he acordado mucho de ti porque me voy a ir a Grecia de vacaciones (en concreto a Creta) y estoy buscando la peli de Shirley Valentine para verla antes de irme. Me gustó tantísimo esta peli!!!! Y he recordado que tú me dijiste que habías interpretado el personaje en teatro. Desde que me lo dijiste esta peli me hace pensar en ti...

Un beso enorme, querida Violeta

Max dijo...

Violeta no lo entiendo, desde hace unos días no podía entrar en tu blog, solo admitía por invitación, es quería avisarte de un premio que te ofrecía desde Eterno Crepuscular y no sabía cómo hacerlo, ahora sin embargo pincho en tu nick del comentario y puedo entrar.

Paula Malugani dijo...

Violeta linda, siempre me cuelo por estas rendijas, me balanceo entre tus letras, y me encanta visitar ese alma tuyo, epistolar con corazón de flor. Un abrazo hacia tu orilla.

POLIDORI dijo...

Para mí también es muy grato leer tu blog. Me alegro de que nos hayamos encontrado en esta cosa de la blogosfera.

Te deseo todo lo mejor.

Un afectuoso saludo.

Desvanecerse dijo...

Todos podemos sentir bajo los pies que podemos transformar las tablas de un teatro en cualquier personaje sobre la piel de un actor.
He tenido la oportunidad de sentirlo y tu deberias arriesgarte por cualquier sueño.
Besotes cariñosos.