viernes, 9 de octubre de 2009

1ª consulta en medio del caos..carta numero 73



Mi querida Helena:

Como verás han pasado un monton de dias desde mi ultima carta donde te contaba como comenzó el final de mi locura. Para serte sincera he de decirte que me costaba continuar con el relato de aquellos dias.

Como te decia aún hoy tengo algunas lagunas con respecto a como llegué al hospital..pero espero que al ir escribiendo afloren de nuevo los recuerdos en su verdadero orden..

Decia en mi ultima carta que al haber engañado a los bomberos y la policia aquel dia, habia sentido que ganaba el primer asalto en mi objetivo de engañar a cualquiera que llegara a mi casa sobre todo de las fuerzas de seguridad y a mi familia..pero la verdad es que no fué exactamente como te lo describia.

La verdad es que la policia se marchó con mi compromiso de que al dia siguiente me pasaria por el centro de salud para ver a una siquiatra o de lo contrario ellos tendrian que volver, así que no me quedó mas remedio que comprometerme con ellos de que lo haria, pero por supuesto pensaba engañar a la siquiatra porque estaba convencida de que formaba parte del complot contra mí..

Llegue a la consulta de la siquiatra sola. Al llegar la doctora me mando pasar hablandome de una forma muy dulce como para tranquilizarme..Junto a ella habia un hombre con una bata blanca..ella me pidió permiso para que ese hombre que me presentó como un médico como ella estuviese presente en la consulta.Yo le dije que sí, que no tenia ningún problema..La realidad es que en ese momento tuve el convencimiento de que no era un médico sino un agente al servicio del Rey o de la Presidenta de la comunidad o del Alcalde de Madrid, ya que no tenia claro exactamente cual de ellos era mi enemigo en ese momento..

La doctora comenzó a hacerme preguntas, cuyas respuestas yo trataba que fuesen lo mas esquivas posible..le explique que todo habia sido el resultado del estres y de las pastillas que habia ingerido parea dormir..y asi continuó una consulta que me pareció eterna.

Al terminar, la siquiatra me recetó una medicación y me dijo que si no era capaz de seguir la medicación me daria el ingreso en el hospital..Ahí si que utilice una vez más el engaño y le prometi que no tenia ningún problema y que me sentia fuerte como para hacer lo que me pidiese y con esa promesa me marche a casa, con un nudo en el estómago ante lo que ocurriria a mi llegada de nuevo con la gente que espiaba cada uno de mis movimientos..

Como verás a medida que avanzo en los hechos de aquellos dias la frontera entre la locura y la cordura es tremendamente delgada.. Uno es capaz de hablar y reaccionar como si todo estuviera normal mientras el cerebro vive una realidad muy distinta.

Recuerdo que al salir de la consulta me llamó mi amiga para ver que me habian dicho y como yo seguia pensando que el telefono seguia pinchado, traté de colgar lo mas rápido posible para que aquellos hombres no la localizaran y le hicieran daño para forzarme a contar lo que sabia..

Lo que sabia!, para mi era la portadora de todos los asuntos turbios del mundo de la politica, la religion, el crimen organizado..no habia una sola parcela en la que yo no estuviese inmersa..como me dijeron despues durante mi ingreso mi delirio realmente era monumental.. Hay enfermos que se creen Cristo, Napoleón o cualquier otro personaje de la historia..yo me creia todos ellos, mejor dicho yo estaba por encima de todos ellos porque habia descubierto el gran complot universal..

Bueno mi querida Helena ya sabes que odio que las cartas sean largas, pero te prometo que esta vez no dejaré pasar tanto tiempo para seguir con mi relato..un beso enorme como siempre mi querida amiga..

Violeta.


17 comentarios:

ALE. dijo...

Es notable la respuesta igualitaria frente a lo que se siente que está siendo dado por otros: el engaño.

Abrazo querida Violeta.

H. Chinaski dijo...

¿Cual es la realidad?
¿La que nos marcan o la que sentimos?
¿Cuando soñamos realmente?
¿con los ojos abiertos o cerrados?
Lo realmente importante .....es la persona y lo que ella sienta en su interior,

Besos Violeta

ROSA dijo...

Precioso como siempre, un placer visitarte
Un besito Rosa

Dean dijo...

Vaya carta amiga, mucho atraso. Me alegra leerte después de tanto tiempo.
Un saludo.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

En la vida, uno está al borde de la locura en cualquier tiempo.Sólo basta un empujón, y crfuzas la fronetra de lo lúcido para caer en un estado de negación dle mundo en que se vive. Ya no se quiere nada con él. Es necesario buscarle un sucedáneo, y es ahí donde l mundo sin asideros toma cuerpo y presencia. UN abrazo estrecho, y felicitacionesd por rese buen manejo epistolar.

J. J. García Rodríguez dijo...

Amiga, también yo espero la pronta continuación de lo que estás contando, como ya recordarás...

Por cierto, yo tampoco llevo o llevaba muy bien el calor del verano. Es un tirano canalla... Llega un momento en que lo mejor que puedes hacer es poner el culo a buen recaudo de él (¡ah, el gran problema no resuelto de la Informática!).

Creo que hiciste lo mejor, ponerte a salvo.

Yo te sigo.

BUENAS NOTICIAS dijo...

Querida Violeta, la lucidez y sinceridad con la que expones tus recuerdos de esos momentos son admirables. Me dejas pasmada.
Te mando un beso enorme.

Neo dijo...

Es honesto quien miente, si lo reconoce, verdad? jajaja
Nos vemos!

H. Chinaski dijo...

Violeta

Tienes una cajita con regalos en mi blog.
Puedes recogerla cuando desees, si lo deseas claro.

Besos

La paciente nº 24 dijo...

Dulce Violeta, qué sobornable es la realidad a veces, basta un pensamiento que nos aleje de ella, es linda esa locura que se nos queda instalada, de manera residual, claro, como una fina lluvia que no llega nunca a ser tormenta.

Me gustan tus cartas. Siempre vengo. Te leo.

Monica dijo...

Cuanto me alegra leerte Violeta, como tu dices, esa linea es muy fina, cuando la rebasas te diriges al otro lado ¿ el equivocado? igual para los demás, para uno mismo es el correcto, por inverosímil que parezca.
Un besazo

Silencios dijo...

Volver a leerte me produce mucha tranquilidad Violeta.
No dejes de estar lucida y tranquila.

Mis besos amiga

RMC dijo...

Hola Violeta, muy bonito tu texto, pienso que la realidad debiera de ser la que sentimos en nuestro corazon, nunca la que nos marcan, ha sido un placer leerte.

Un beso
RMC

Desvanecerse dijo...

En cualquier relación humana en la cual dos personas se convierten en una, el resultado siempre será dos medias personas.
Somos muchos mas que dos.
El mundo a veces gira tan cerca que parece que somos su centro, y cuando creemos serlo nos sentimos la causa de todo, pero no hay reglas ni leyes ni tradiciones que se puedan aplicar universalmente.
Besotes

Basurero Usurero dijo...

Me gusta el concepto de tu blog, no muchos lo tienen por aquí. Suerte.

Lola Mariné dijo...

Violeta,
es impresionante tu objetividad para contar cosas tan duras. Comprendo que no siempre estés en disposición de hacerlo.
Un beso.

Onminayas dijo...

Me cuesta retomar aquella historia... Pero seguiré a tu lado.

Besos, Violeta.