domingo, 29 de noviembre de 2009

OLIENDO BUENOS AIRES...


Suena la sirena,
ella se despereza.
Suena la sirena,
ella huele a sal.
Suena la sirena,
ella abre los ojos..

Y por fin la sirena,
se asoma al mar..

Violeta.

15 comentarios:

H. Chinaski dijo...

La sirena suena y ella despierta de su sueño ..... como tu

Un beso Vileta

Adolfo Payés dijo...

Se siente el mar en tus versos..

Un placer pasar a leerte..

Un abrazo
Saludos fraternos...

Que tengas una feliz semana..

Andrea dijo...

La sirena mira desde la costa?
Qué privilegio, huele a sal y escamas desde aquí...

Un besote,

A.

Buen comienzo de semana.

Lola Mariné dijo...

Preciosa imagen.
El mar nos da siempre sensacion de libertad y de paz.
Besos.

Rochitas dijo...

y yo que la hacía oliendo mi city ;)

Luis Antonio dijo...

Las sirenas siempre están presentes en mis sueños. Lástima que su cuerpo esté tan frío. Les faltarán caricias de manos curiosas y ardientes...

verdial dijo...

Breve pero inmensamente bello. Huele a sal.

Besos

Rochitas dijo...

¿está redactando el guión?
¿sabe que fue la solución que tambien le dieron en su terapia a Nora Ephron?
¿Que sigue teniendo contraindicado con respecto al mundo cibernético?
Por supuesto si tiene ganas de contarme. Intuyo que somos en algún punto casos similares ...
Ojala se baraje de nuevo ;)

Dean dijo...

Esa tierra huele a felicidad.
Un saludo.

David dijo...

Sirenas en el mar.
Sirenas que están entre nosotros.
Sirenas que escriben como tú.
Un beso.

Carla dijo...

Maravilloso texto con aroma a Buenos Aires

la princesa inca dijo...

relamente hermoso

besos

Desvanecerse dijo...

No se componen las palabras como debieran de esculpirse si su mensaje carece de emoción, las tuyas son campos semillados por el grano mas fecundo.

Gracias por cada una de ellas.

Besotes

BUENAS NOTICIAS dijo...

Qué bien huele....
Besitos, linda.

Lhunna dijo...

Qué sería del mar sin
la fantasía de sus
Sirenas